Santo Domingo, República Dominicana, sábado 1 de octubre, 2022

Con ‘el corazón en la boca’

Catorce meses después de que estallara la crisis sanitaria en nuestro país, hoy todavía vivi­mos ‘con el corazón en la boca’ por el temor de ser víctima del contagio del coronavirus, que esta semana tenía una foja de 3,634 fallecidos.

De ahí que las medidas anunciadas por el Go­bierno, en un nuevo intento por frenar esta tercera oleada de contagios, no podían postergarse y, de ser necesario, deberán profundizarse.

Durante toda la semana pasada, Listín Diario estuvo insistiendo, a veces de manera ‘agresiva’, en editoriales cotidianos en que advertía la obligatorie­dad de tomar medidas por drásticas que sean para enfrentar el desarrollo de esta nueva oleada de con­tagios, con nuevas cepas incluidas.

Lo vivido el domingo, con motivo del Día de las Madres, donde la gente se desbordó en temeridad y desafío a la prudencia, y dueños de tiendas, restau­rantes, bares, centros de recreos, plazas comerciales violentaron los protocolos oficiales de cantidades de clientes, distanciamiento, uso de mascarillas, etc., fue una acción que disparó las alarmas de lo que nos viene en los próximos días, cuando se comiencen a reflejarse los contagiados de ese pasado fin de se­mana.

Las medidas anunciadas, entonces, son duras, pero po­drían ser más drásticas.

¿Se debe obligar a vacunarse? Hay quienes en­tienden que sí, otros que no, algunos que es un tema constitucional de respeto a los derechos individua­les. Lo que es real es que este es un tema sobre la sa­lud de la gente, y hasta de vida.

En manos de cada uno está el que sobrepase­mos este reto, si no cumplimos, la alternativa es muy dura y habrá que afrontarla en la misma medida.

Compartir

Noticias recientes

Se registra temblor de tierra en la zona Este del país
Inicia plataforma web basada en periodismo, investigación y análisis
Rescatan tres de 22 personas que naufragaron en Cabrera
Más de 2500 casas han sido intervenidas luego del huracán Fiona en María Trinidad Sánchez y Samaná
Ir arriba