Santo Domingo, República Dominicana, miércoles 17 de julio, 2024

El “establecimiento” en apuros

PERSPECTIVA: A nadie en su juicio cabal se le podía ocurrir que un proceso electoral en los Estados Unidos tuviera que definirse entre dos candidatos con limitaciones catastróficas que van desde un imputado por diversos delitos y otro con agotamientos físicos tan evidentes y dramáticas que ponen en juego las posibilidades de su partido.

Ese momento llegó. El expresidente Donald Trump está en plenitud de su capacidad cognitiva, enérgico, vital y desafiante, pero carga en su haber una cantidad impresionante de procesos, entre penales y civiles, uno de ellos ya con sentencia, además de las cuestiones de índole moral que acarrea.

El aspirante republicano quiere establecer algunas marcas en su lucha por volver a la Casa Blanca, como sería, por ejemplo, quebrar la tradición de que un gobernante que perdió la reelección se ausenta para siempre. Y ni qué decir de un candidato con una sentencia a cuestas.

Trump quiere ser un punto de inflexión en todo lo que concierne a la política estadounidense. De hecho, su elección en 2016 ya lo fue, al tirar por tierra la larga tradición de escoger a sus presidentes desde el Legislativo—preferiblemente el Senado—o desde las gobernaciones estatales.

El empresario trinquetero no había sido nada de eso ni otra cosa en el Gobierno.

Sin embargo, esos asuntos de profundo calado, que en otros pudieran ser obstáculos, para Trump se constituyen en elementos motivacionales que le empujan a continuar la pelea, porque en sí mismo es un peleador. Es su naturaleza y es parte de su combustible.

Desde esa perspectiva, a nadie en el Partido Republicano le ha pasado por la mente pedir a Trump bajarse de la contienda de noviembre, pues quien lo haga se expone a una de las despiadadas andanadas que suele arrojar el ex magnate inmobiliario.

Ocurre distinto en lo que respecta al presidente Joe Biden, contra quien llovieron las dudas de si está en condiciones físicas y cognitivas de afrontar las pesadas tareas del Gobierno.

Te puede interesar:   Los delitos atribuidos a militares

Luego del desastroso performance de Biden durante el reciente debate, parecieron confirmarse las dudas, por lo que hasta los propios demócratas se llenaron de incertidumbre sobre su capacidad para continuar gobernando dentro de la complejidad actual.

Empero, los estadounidenses sostienen que su sistema es tan funcional que puede manejarse sólo con piloto automático, como el avión más moderno.

Y sobre esa premisa entienden que no importan las condiciones del piloto (el presidente en este caso) la nave del establecimiento seguirá funcionando de todas maneras.

Partiendo de esas consideraciones, los demócratas bien pueden mantener al presidente Biden en la carrera por la reelección, aun cuando el debate puede haber despertado en millones de votantes, no solo la duda sobre la viabilidad del comandante en jefe, sino la determinación de dirigir su mirada hacia quien tiene la vitalidad que necesita la conducción de una sociedad que se enfrenta a serios desafíos, con competidores en la escena mundial que hace rato ponen en duda la principalía de la nación del norte.

Compartir

Noticias recientes

Descargan otra vez al exregidor Erickson de los Santos acusado de ordenar tres asesinatos
Más de 80 camiones con ayuda humanitaria esperan autorización para entrar en Gaza
Cuestiona que en la RD personas «sin preparación» abran iglesias
El Cesfront entrega un contrabando de millón y medio de cigarrillos
Scroll al inicio