Santo Domingo, República Dominicana, miércoles 21 de febrero, 2024

La hipocrecía

La ley que crea la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI) ha causado un ‘ruido’ innecesario que pone sobre el tapete, nueva vez, la irresponsabilidad y desverguenza de nuestra clase política.

El marco de la ley parece tener sentido: la unificación de los diferentes organismos de inteligencia y seguridad del Estado bajo una sombrilla, el DNI, en busca de mejores resultados en la lucha sobre delitos internacionales, como el terrorismo, los ciber-delitos, etc.
Pero ¿porqué meterle a la ley articulados de ‘contrabando’ que otorgan poderes que sobrepasan las garantías a los derechos del ciudadano que establece la Constitución? Articulados que crean zonas grises, que dejan espacios a la interpretación y decisión que quienes dirijen y/o controlen ese super poder: el Gobierno.

El proyecto fue sometido por el Gobierno y promulgado por el Presidente, fue aprobado por los legisladores de todos los partidos, oficialistas y de oposición. Entonces ¿Cómo tienen el tupé Leonel Fernández, la Fuerza del Pueblo, la cúpula del PLD de hablar de amenazas a los derechos y las libertades? ¿De qué garantías e ‘hipocrecías’ nos habla Abinader?

El alerta de la prensa responsable -no de vocingleros políticos oficialistas y/o opositores enquistados en los medios-, de la generalidad de los juristas constitucionalistas y un amplio sector de la sociedad, hace válida la pregunta ¿Porqué y para qué aprobar en una ley aspectos que nos retrotraen a la dictadura, al caliesaje, a la autocensura?

La clase política le ha fallado nuevamente a la sociedad.

Lo menos que puede hacer el Presidente es asumir la responsabilidad por su error y someter un proyecto de enmienda a esa ley, y los legisladores por lo menos leerlo, ser ‘responsables’, si eso es posible, y aprobarlo para enmendar el entuerto.

Compartir

Noticias recientes

Diego Pesqueira vuelve como vocero de la Policía Nacional
PRM y sus aliados lograron 60% votos de elecciones municipales
La tremenda
Dajabón
Scroll al inicio