Santo Domingo, República Dominicana, sábado 1 de octubre, 2022

Los Tabar son personajes de recias personalidades sin importarles cargos

Aunque con matices y razones diferentes para declararse altamente independientes, en cierta forma puede establecerse coincidencias entre las posiciones asumidas por dos hombres públicos, dos ciudadanos que comparten un mismo apellido: Tabar.

Se trata de Juan Bautista Rojas Tabar y Teófilo José Abrahán Tabar Manzur, mejor conocido por la sociedad como Quico Tabar.

Sus posiciones públicas, en ocasiones, tiempo y escenarios diferentes puede decirse que definitivamente los Tabar son hombres, profesionales con un criterio muy propios que no esconden y que, en cierto modo los caracteriza.

Ambos han emplazado a los presidentes Leonel Fernández y Luis Abinader, ante situaciones distintas pero con una misma línea: que no estaban en disposición de continuar en sus puestos si se actuaba contrario a su parecer.

Juan Baustista Rojas Tabar, quien de jefe de la Fuerza Aérea Dominicana (FAD) fue promovido a Secretario de las Fuerzas Armadas por Leonel Fernández al inaugurar su gobierno el 16 de agosto de 1966, mostró sus garras cuando el 31 de octubre de 1996 se presentó en el despacho Abel Rodríguez del Orbe, entonces Procurador General de la República, en la reactivación de la investigación sobre la desaparición (dos años antes) del profesor universitario Narciso González (Narcisazo), ocurrida en mayo de 1994.

Como se mencionó que la investigación tocaba oficiales y cuarteles, Rojas Tabar se desvinculó personalmente del caso pero no metió la mano en la candela por otros y dijo a la prensa: “Yo espero que el Señor Presidente de la República tome las medidas de lugar en este asunto. Se lo dije anoche, que tome las medidas de lugar en este sentido. O los retiran a ellos (otros oficiales que no identificó) o yo me voy para mi casa hoy mismo”. Rojas Tabar perdió el puesto y el uniforme.

 

La posición de Quico

Quico Tabar, 25 años después del episodio de Rojas Tabar, dijo tajantemente en medio del escándalo de fraude en la Lotería Nacional y para lo que fue nombrado de manera interina en el puesto, según cita la prensa, como una información de Diario Libre y vista por mucha gente en los noticiarios de la televisión, que: “La Lotería se ha dedicado a hacer unos sorteos que no son de ella… pero bajo esas condiciones yo no sigo un minuto más en esa institución ¿celebrando sorteos? No, no, no, o se quitan los sorteos o al otro día yo me voy para mi casa”. Los sorteos de las bancas de apuesta fueron retirados de la Lotería Nacional. Quico Tabar fue confirmado como Administrador de la Institución.

Agregó que esa es una actividad (la realización de sorteos utilizando los salones y el personal de la Lotería Nacional) “en la cual yo, personalmente, que me comprometí a estar ahí provisionalmente y se lo prometí al presidente (Luis Abinader)”, cree no es función de la Institución.

En el texto de la información se afirmaba que “con la firmeza que le es característica en su vida pública, Teófilo (Quico) Tabar, defiende su decisión de terminar los contratos con la Federación Nacional de Bancas de Loterías (Fenabanca) mediante los cuales la institución que dirige realiza los sorteos de los productos que venden esas empresas… Su principal argumento es que esos contratos se firmaron sin la debida autorización del Poder Ejecutivo pues no hay poder especial ni decretos que lo determinaran, sino que fueron las decisiones particulares de los administradores pasados de la Lotería Nacional con los miembros de la Federación”.

 

La ‘explosión’ de Rojas Tabar

Previo a sus explosivas declaraciones en la Procuraduría, el general Rojas Tabar pidió autorización para presentarse ante Rodríguez del Orbe, a expresar su disposición de comparecer ante la jurisdicción correspondiente para reivindicar su inocencia ante los rumores que lo vinculaban con la desaparición de Narcisazo. Circuló la versión de que el Presidente Fernández le ordenó que no se presentara ante el Procurador General. La versión nunca fue ratificada, pero tampoco negada.

Su actitud fue aplaudida, ya que ejercía su derecho a la defensa, yendo donde su comandante en jefe a solicitarle autorización correspondiente, porque si lo involucraban a un crimen, lo correcto era dar la cara y colaborar con la justicia, ya que dos días antes el Procurador había declarado, respondiendo una pregunta de reporteros, que interrogaría “hasta al mismo Rojas Tabar, de ser necesario”, en el esfuerzo por esclarecer la desaparición de Narcisazo.

Por sus expresiones, se consideró que Rojas Tabar estaba “quillao” con lo dicho por el Procurador y quería que el pueblo lo supiera, porque la prensa fue convocada y ésta respondió yendo masivamente a escucharlo. Los periodistas abarrotaron el despacho de Rodríguez del Orbe, quien después de los saludos protocolares los invitó a salir, pero el visitante pidió que permanecieran en el lugar.

Y sin pensarlo dos veces o tal vez bien pensado y programado hizo el ultimátum a su superior inmediato, el Presidente de la República, abarcando también al Procurador General: “Hay muchas personas interesadas en esto, es un asunto político también, y algunos generales y oficiales superiores. A su debido tiempo, el Señor Presidente de la República tendrá que disponer o de mi retiro o del retiro de ellos, porque yo no soporto esta vagabundería”.

La conminación continuó: “Yo soy un hombre muy serio y aquí se va a acabar el relajo. O nos respetamos o no seguimos en este asunto. Yo espero que el Señor Presidente de la República tome las medidas de lugar en este asunto. Se lo dije anoche, que tome las medidas de lugar en este sentido. O los retiran a ellos o yo me voy para mi casa hoy mismo”.

Compartir

Noticias recientes

Más de 2500 casas han sido intervenidas luego del huracán Fiona en María Trinidad Sánchez y Samaná
Inicia plataforma web basada en periodismo, investigación y análisis
Onamet pronostica aguaceros para este sábado
Abinader visitará otra vez provincias impactadas por Fiona
Ir arriba