Santo Domingo, República Dominicana, lunes 26 de septiembre, 2022

La Duarte con París peor dolor de cabeza de la capital y de sus alcaldes

Juan Acosta

Especial HoraxHora

Desde hace casi cuatro décadas, los capitaleños han escuchado a sus autoridades municipales prometer y hasta implementar programas, tímidos, tendentes a llevar orden, seguridad, higiene y enfrentar de manera definitiva la arrabalización que afecta la populosa avenida Duarte. Y en especial el cuadrante que circunda las calles Paris y José Martí.

Lo más próximo que se ha llegado en esa dirección fue el intento de ubicar a las decenas de buhoneros que se consideran merecedores de que se les reconozca el derecho adquirido por el tiempo que llevan ocupando espacios públicos sin la debida autorización.

Ahora le ha tocado a los administradores nacionales y locales plantear soluciones de la mano del sector privados, tomando como punto de partida la emblemática zona que se ha denominado la Duarte con París.

Como no ha habido manera de enfrentar el añejo mal que se verifica en casi toda la extensión de la principal vía comercial de la denominada “parte alta” de la capital, el ánimo de que en esta ocasión sea éxitos, pocos son los convencidos de que así ocurra.

La razón de la incredulidad del capitaleño se sostiene en el hecho cierto de que cada nueva administración municipal promete resolverlo, pero la realidad le golpea cada vez que intenta regular el desorden que se vive en esa arteria de activo comercio al por mayor y detalle.

Financiamiento

El proyecto de remodelación de la esquina Duarte con París será asumida por el gobierno, a través del ministerio de Turismo, según informó este jueves el titular del organismo, David Collado.

La obra se pretende realizar en cinco etapas, consistente en la reubicación de los buhoneros, con la instalación de casetas y locales adecuados para unos 53 vendedores.

Estos estarán situados en una mini Plaza construida en la calle París, entre la avenida Duarte y la Santiago Mota, la cual fue construida durante la alcaldía del exalcalde Roberto Salcedo, la que nunca se ha usado.

También se contempla la recuperación de las aceras, señalización de las vías y otras obras, las que a decir de la alcaldesa Carolina Mejía, son uno de sus retos, para solucionar el caos de la zona.

La historia

Un breve pase de lista de los incumplimientos de recuperar los espacios públicos usurpados por vendedores ambulantes y dueños de establecimientos formales, indica que todos los pasados síndicos y alcaldes se han rendido al constatar que “con ese poder no se puede”.

Así, desde 1982 hasta ahora sólo dos gobiernos locales han por lo menos impulsado proyectos en procura de borrar el feo espectáculo que se observa cada día, de manera preponderante en la afamada “Duarte con París”.

Ahora se intentará retomar la idea de recuperación, pero mediante una alianza estratégica con la participación cuatripartita de los gobiernos central y municipal, el ministerio de Turismo y el sector privado.

La idea es comenzar un plan piloto en esta parte de la avenida y dependiendo de los resultados ampliarla, si es posible en toda su extensión.

En el acto de presentación del proyecto, el presidente Luis Abinader se mostró optimista de que esta vez se logrará la transformación de la citada intersección, con una iniciativa público-privada.

Los planes son de que la obra sea ejecutada en una primera etapa con un presupuesto ascendente a un millón de dólares (casi RD$60 millones), lo que a juicio del mandatario “no va a ser la referencia de caos y del desorden, sino ejemplo de orden y de buena convivencia”.

Anunció que conjuntamente con los planos que hizo la Alcaldía del Distrito Nacional, se pretende extender hasta el puente Duarte, lo que implica una proyección en dirección oeste-este, pero con la idea de organizar la ciudad.

Agradeció a toda la dirigencia comercial y social de la zona, “por lograr este acuerdo donde todos saldrán ganando, (porque) cuando hay una unificación de criterio entre Gobierno y sector privado se logra el desarrollo de los países”.

Sin caos ni desorden

Según ha adelantado el jefe de Estado, “ya la Duarte con París no va a ser la referencia del caos y del desorden”, durante la inauguración de los trabajos de remozamiento de este punto comercial en la capital.

Agregó que este plan, iniciado en la gestión de David Collado en la Alcaldía del Distrito Nacional y continuado por Carolina Mejía, supone un “ganar-ganar” tanto para empresarios como para la población.

Citó una serie de beneficios que tendrán los “buhoneros”, además del remozamiento de su zona de trabajo, porque “aquí todos van a salir ganando, estos pequeños empresarios, como les llamamos buhoneros, van a tener su propio negocio que va a ser sujeto de crédito”.

También se les dotarán del Seguro Senasa, “a un nivel Premium y los va a acompañar también la banca de Promipyme para ayudarlos y financiarlos”.

Por otro lado, el mandatario dijo que los próximos días realizarán un anuncio de común acuerdo entre todos los sectores “para favorecer a la nación en general”.

El proyecto

Se explicó, que el proyecto comprende la reubicación de unos 700 buhoneros que durante décadas han estado en el lugar, en una especie de réplica de un modelo estudiado en la ciudad de Guayaquil, Ecuador, pero que en el caso dominicano implicaría una especie de “cirugía urbana”.

La primera etapa contempla la construcción de 76 módulos de ventas repartidos en 12 grandes unidades que serán colocadas en ambas aceras del tramo de la calle, con un espacio para la circulación de personas por la vía en un área de cuatro metros de ancho.

Además, incluye iluminación, arborización, equipos inmobiliarios urbanos para el desenvolvimiento de las actividades que se van a desarrollar allí.

Mientras duren los trabajos el Instituto Nacional de Tránsito y Transporte Terrestres se encargará de todo el proceso de circulación vial como los desvíos, el plan de manejo de circulación para que la ciudadanía sea afectada lo menos posible.

Peña Gómez, Fello Suberví, Jhonny Ventura, Corporán y Roberto

Durante la gestión del extinto José Fco. Pena Gómez (1982-1986), con el escasísimo presupuesto que recibía para todo el territorio de lo que hoy es el Gran Santo Domingo, instaló decenas de casetas en esa intersección.

Su propósito era sustituir los kioscos utilizados por los buhoneros para colocar sus mercancías, como parte de un amplio programa de reubicación de los “comerciantes ambulantes”, no solo en esa vía, sino en varios lugares de la capital.

Luego continuo la primera gestión de Rafael Suberví Bonilla (1986-90), quien no ejecuto ningún plan es esta dirección, pero si en su segundo mandato (1994-98), dio seguimiento a la Plaza de los Buhoneros, iniciada por sucesor, Rafael Corporán de los Santos (1990-94).

Esta plataforma fue ubicada en la calle José Martí, la que por diversos motivos no fue terminada, lográndose en el siguiente periodo (1998-2002), del merenguero Johnny Ventura.

Con la llegada de Corporán de los Santos, en 1990, este se decidió a usar la fuerza pública para desalojar a los ocupantes ilegales, los que a través de su representante Alonso Rambaldy, expresaron que la medida fue una componenda entre el alcalde y los comerciales formales.

Pero la presencia de estos comerciantes fijos-ambulantes nunca desapareció de su área de acción, lo que puede interpretarse como un fracaso de ese intento.

La idea, se explicó entonces, era ubicar por artículos a ofrecer a los que visitaran la céntrica avenida, de manera que de antemano supieran a dónde dirigirse para comprar ropas de mujer, hombre, niño(a) y adolescente o calzados, enseres del hogar, libros revistas…

El productor artístico Roberto Salcedo inició su primera gestión en 2002, la que se extendió hasta el 2016, en cuyo lapso se crearon grandes expectativas.

Así, en 2005, en el segundo cuatrienio del presidente Leonel Fernández, la alcaldía del Distrito y la secretaría de Obras Públicas, dirigida por el ingeniero Freddy Pérez, anunciaron la entrega, por parte del gobierno central, de RD$200 millones.

Esos fondos serían utilizados “en la remodelación de la avenida Duarte”, además de la construcción de un estacionamiento soterrado de cuatro niveles “en el entorno del “Parque Enriquillo”, el que no pasó del simple enunciado.

Otra vez, se habló de reabrir la plaza de los buhoneros, en la que se habría invertido unos RD$27 millones, conforme informó el ingeniero Pérez.

Un proyecto casi inviable

Ante todos los anteriores fracasos, la alcaldesa Carolina Mejía ha aceptado el reto de “entrarle” a esta parte de la Duarte, con un proyecto casi inviable, pese a que no pretende abarcar en toda su extensión de la vía, sino desarrollarla hacia el Este, hasta llegar a La Plaza Trinitaria.

La gran pregunta es qué pasará con los buhoneros que tienen 25 y más años laborando en las áreas que se pretende intervenir, si éstos reclaman sus pretendidos derechos a ser indemnizados, como compensación, por ocupar un espacio que nunca les ha pertenecido.

 

 

Compartir

Noticias recientes

Restablecen servicio eléctrico en todos los municipios de provincias afectadas por huracán Fiona
Inicia plataforma web basada en periodismo, investigación y análisis
Jueza de SD decide mantener en prisión al general Adán Cáceres
Albert Pujols
Ir arriba