Santo Domingo, República Dominicana, sábado 1 de octubre, 2022

Moise hizo esfuerzos por mantener buenas relaciones Haití-RD

El asesinado presidente Jovenel Moïse, quien transitó un mandato sumamente dificil, trató de mantener buenas y fluidas relaciones con la República Dominicana y, en especial, con el actual presidente Luis Abinader.

La situación de inestabilidad política y de poder que han desarrollado las altas elites, grupos del crimen organizado fuertemente armados y de grupos inconformes de la sociedad de Haití por razones económicas, sanitarias y de desarrollo, han torpedeado una consolidación de las relaciones entre ambas naciones.

El tema del canal que pretende construer Haití para tomar parte del agua del río Masacre o Dajabón, han tensado las relaciones entre las dos naciones en las últimas semanas, pero no como para provocar un rompimiento de las relaciones.

La reapertura de los mercados binacionales, luego de suspendidos por el rebrote de la pandemia del Covid-19, ha distendido las relaciones en los últimos días.

Desde luego, los acontecimientos ocurridos en la madrugada de este miércoles, con el asesinato del presidente Moise, oblige a la República Dominicana al cierre y reforzamiento militar de su frontera a la espera del desarrollo de los acontecimientos en Haití.

El presidente Luis Abinader, a primera hora de la mañana de este miércoles, condenó el asesinato al tiempo que se reunía con el alto mando military y los servicios de seguridad e inteligencia del país para trazar estraategias de cara a los acontecimientos en la vecina nación.

Relaciones de Moise con Danilo y Abinader

Como una muestra de buena vecindad, el presidente Danilo Medina asistió, el siete de febrero de 2017, a la toma de posesión del presidente electo de esa nación, Jovenel Moïse, quien visitó el país posteriormente.

El motivo fue conocer varios de los proyectos del gobierno dominicano. Entre esos, los relacionados al área agrícola y energética. Asimismo, programas sociales, educativos, turísticos y de construcción de viviendas.

El presidente electo de Haití definió la visita como un gran encuentro, indicando que “somos dos países en una isla y, por tanto, debemos normalizar las relaciones”, por lo que estaba enviando señales claras a los dominicanos y al mundo en ese sentido.

Luego del cambio de gobierno, el presidente Luis Abinader se reunió en enero último con Moise, para revisar la agenda bilateral sobre los asuntos de seguridad, salud, comercio, migración, energía y la evolución del proceso político del vecino país.

El mandatario adelantó también que en los próximos días haría pública una declaración de los acuerdos arribados.

“En el día de hoy sostuve una reunión con el presidente de Haití, @ moisejovenel, para revisar la agenda bilateral: seguridad, salud, comercio, migración, energía y la evolución del proceso político en Haití. Publicaremos una declaración de los acuerdos en los próximos días”, escribió Abinader en su cuenta de Tuitter @luisabinader.

El encuentro también fue difundido por Moise a través de su cuenta @ moisejovenel donde escribió: “Hoy me reencontré con el presidente dominicano Luis Abinader, para discutir las prioridades de la agenda bilateral entre Haití y la República Dominicana: seguridad, salud, comercio, migración, energía”.

Haití se mantiene como el segundo socio comercial más importante para República Dominicana, superado solo por Estados Unidos, pero las relaciones se han visto afectadas en los últimos años por los impedimentos que ha impuesto el vecino gobierno a numerosos productos que son exportados desde aquí, un tema pendiente de resolver.

Su trayectoria

Moise nació en el seno una familia de clase humilde, cuyos padres fueron Étienne Moïse, un mercader y Lucia Bruno, costurera, en la comunidad norestana haitiana de Trou-du-Nord, el 26 de junio de 1968.

El joven gobernante de 53 años, fue un político y empresario que gobernó su país desde el 7 de febrero de 2017, hasta este siete de julio, siendo los peores momentos de su agitado mandato los vivió desde 2019, debido a la inconformidad política y protestas solicitando su renuncia desencadenaron una crisis.

En julio de 1974, su familia se mudó a Puerto Príncipe, donde asistió a la Escuela Nacional Don Durélin, el Liceo Toussaint Louverture, y el Centro Cultural del Collège Canado-Haïtien. Estudió ciencias políticas en la Universidad Quisqueya.

Se casó con Martine Marie Étienne Joseph, una compañera de clase, en 1996, año en el que dejó la capital y se trasladó a Port-de-Paix con el objetivo de desarrollar zonas rurales, con un pequeño capital de inversión.

El empresario

Como empresario, Moïse creó su primer negocio en Puerto Príncipe, todavía en operación e instalando una plantación de bananos en 10 hectáreas de tierra en el Departamento Nordeste, iniciando luego un proyecto para proveer agua limpia a las áreas rurales.

En 2001, se asoció con Culligan, una compañía con sede en Puerto Príncipe, con préstamos de instituciones financieras y particulares, lo que le facilitó abrir una planta de agua que servía a los departamentos del Noroeste y del Noreste.

En 2004, se convirtió en miembro de la Cámara de Comercio e Industria del Noroeste (CCINO), siendo poco después elegido presidente del organismo y más tarde secretario general de la Cámara de Comercio e Industria de Haití.

En 2008, ayudó a fundar la Empresa Haitiana de Energía SA, generadora de energía solar y eólica las que suministraba a 10 comunas en el Departamento del Noroeste.

En 2012, en Trou-du-Nord, fundó Agritrans, S.A. y ayudó a crear la primera zona de libre comercio agrícola del país, lo que le condujo a más de una docena de proyectos agrícolas que crearon casi 3.000 empleos directos y 10.000 indirectos.

Como CEO de Agritrans, una compañía de producción y exportación de banano, obtuvo una subvención de seis millones de dólares de su antecesor Michel Martelly, con quien estaba relacionado, lo que se le consideró sospechoso de lavado de dinero.

El político

Su carrera política inició en 2015, cuando el presidente Martelly le designó como el candidato a la presidencia del Partido Haitiano Tèt Kale (PHTK). En su campaña, Moïse promovió la agricultura bio-ecológica como un motor económico para Haití, cuya población rural está por encima del 50%, así como también expresó su apoyo a las políticas de Martelly.

Se recuerda que una encuesta “a boca de urna” realizada por el Haiti Sentinel, mostró que Moïse sólo recibió el 6% de los votos, por lo que varios observadores dijeron que los resultados fueron fraudulentos.

Por eso, tras lograr la victoria electoral el 15 de octubre del citado año y vencer a su contrincante Jude Célestin, con el 32,8% de los votos, miles de personas salieron a las calles en protesta violenta, forzando el aplazamiento de la segunda ronda de las elecciones.

Entre sus metas como mandatario, fueron la educación universal y la salud, la reforma energética, lograr el fortalecimiento del estado de derecho, la creación de empleos sostenibles, la protección del medio ambiente, así como el desarrollo de su nación como destino para el ecoturismo y el agroturismo.

Compartir

Noticias recientes

Se registra temblor de tierra en la zona Este del país
Inicia plataforma web basada en periodismo, investigación y análisis
Rescatan tres de 22 personas que naufragaron en Cabrera
Más de 2500 casas han sido intervenidas luego del huracán Fiona en María Trinidad Sánchez y Samaná
Ir arriba